¿Por qué Giusseppe Garibaldi adoptó la ciudadanía peruana?

Garibaldi

¿Por qué razón el fundador de la república italiana decidió adoptar como segunda patria al Perú?

Había pasado más de 18 años desde la tarde que se conoció con Giusseppe Mazzini, republicano y fundador de la “Giovane Italia”. Desde entonces, convencido de la justicia de la creación de la república italiana, había dedicado su existencia a conspirar a favor de sus ideales hasta aquel día en que, fracasada la revuelta del Piamonte y condenado a muerte, se exilió en América del Sur.

Los recuerdos de su estancia en Brasil y Uruguay eran encontrados: había conocido el amor de Anita [Ribeiro Da Silva], pero también había experimentado la amargura de la guerra de secesión de Río Grande. Con hijos a cuestas, se las había arreglado para organizar la Legión Italiana en la defensa de Montevideo durante la Gran Guerra.

No comprendía por qué la victoria le era tan esquiva. Había  retornado a Italia solamente para luchar por la independencia de los estados del norte del dominio austriaco y francés, sin embargo no sólo había fracasado su proyecto de la creación de la República Romana, pero también había muerto su adorada Anita.

En abril de 1851, mientras desembarcaba en el puerto de Paita, en las costas desérticas del Perú, se preguntaba si sería bien acogido y lo que tendría que hacer para regresar una vez más a Italia para recomenzar la obra de toda su vida. Sabía que lo primero que haría al tocar suelo peruano era buscar el consejo y aliento de Manuelita Sáenz, pareja de Simón Bolívar y gran patriota americana. También sabía que debía juntar dinero para iniciar una nueva campaña en su patria y eso sólo podría hacerlo en Lima, por lo que partió a la capital del Perú.

¿Sería rechazado y perseguido como hasta ahora?

Qué sorpresa sintió al ver que la ciudad lo acogía como a uno más de sus hijos;  más aún cuando se le otorgó la ciudadanía peruana y los permisos de trabajo que hacía poco había solicitado. Fueron intensas las jornadas que trabajó en los barcos de Denegri, como alegres y placenteros los días que vivió en la casa de los Caffari en el Callao.

Un hecho particular retrata el sentimiento peruano hacia los extranjeros que arribaban a sus costas. Cierto día, Carlos Ledos, periodista de origen francés, humilló a Garibaldi en uno de sus artículos. Al día  siguiente, el diario El Comercio publicó una nota de desagravio que decía:

“Don Giusseppe Garibaldi puede reposar tranquilo entre nosotros, pues lo protege el árbol de la libertad que tantos valientes bañaron con su sangre”

¿Por eso se nacionalizó peruano Don Giusseppe Garibaldi?