La energía es desarrollo, pero el Perú aún no aprende a administrarla bien

Basadre

El amauta Jorge Basadre, historiador brillante, maestro de varias generaciones, plebiscitario tacneño y patriota a carta cabal, nos dejó este legado: Toda la clave del futuro está allí: que el Perú escape del peligro de no ser sino una charca, de volverse un páramo o de convertirse en una fogata. Que el Perú no se pierda por la obra o la inacción de los peruanos”.

Desesperadas, las naciones buscan incesantemente nuevas fuentes de energía; el petróleo está en vías de desaparecer. Día a día extraen energía de los rayos solares, del viento y del mar con la esperanza de que el desarrollo que han alcanzado o que proyectan alcanzar pueda sustentarse con el más crítico de todos los recursos que posee un país: la energía. Todos los países, menos el Perú, mejor dicho, el estado peruano, que se empeña en ver la energía como un commodity y no como el más estratégico de los recursos para el desarrollo de nuestra nación.

Tomemos el ejemplo del gas de Camisea. El estado peruano firmó contratos para la venta al exterior de un pòrcentaje mayoritario del gas descubierto en Camisea en la creencia de que habría mucha energía y por mucho tiempo. Pasada una década, se descubre que la cuota que nos queda de las negociaciones no es suficiente para respaldar el avance económico del país y es cuando el  mismo estado plantea la necesidad de una renegociación del contrato.

¿El contrato estuvo mal hecho? ¿No se previó el despegue económico del país?

camisea

 A pesar del desatino que representa forzar una renegociación a la que llegamos en desventaja, nuevamente cargamos contra toda lógica y razón: en mayo del 2008 el Perú suscribió con Brasil una serie de acuerdos relacionados con la construcción de 15 centrales hidroeléctricas en la selva amazónica de Madre de Dios para proporcionar energía …. ¡¡¡a Brasil!!!

En aquellos días, Edison Lobao, ministro de energía de Brasil, había señalado en una entrevista en Brasilia lo siguiente:

Brasil negocia con Perú la construcción de hasta 15 hidroeléctricas en territorio peruano y recibiría casi toda la energía generada…. Los Gobiernos de los dos países ya llegaron a un acuerdo para construir una primera planta, con una capacidad instalada de 1 400 MW (megawatts).

¿Broma de mal gusto? ¿Acaso perdimos el ceso? ¿Estamos hablando de regalar energía hidroeléctrica a Brasil? ¿Brasil no tiene ríos para construir sus propias hidroeléctricas?

El tema es más complicado que eso, se sabe quela mitad de las grandes centrales hidroeléctricas aprobadas en Brasil, algunas de ellas aún en construcción, están bloqueadas por acciones judiciales por problemas ambientales. El Movimiento de los Afectados por Represas (MAB, por sus siglas en portugués) calcula que un millón de personas en total han sido desplazadas por embalses hidroeléctricos en Brasil. la organización afirma que ya “inundaron 34 mil kilómetros cuadrados de tierras fértiles”, expulsando así a miles de agricultores.”

Pecaré de suspicaz: ¿Será que Brasil nos quiere echar el problema de desalojar a nuestros compatriotas de sus tierras? Claro que sí, ya los diarios hablan de desplazar a varios miles de habitantes de la región en la que se proyecta construir la represa.

Pecaré de desconfiado: ¿Acaso hay antecedentes de que usinas brasileñas instaladas en otros países hayan causado problemas ambientales? Sí los hay, léan aquí el embrollo que se formó con Uruguay

Seamos serios, ¿de qué magnitud será el problema que estamos creando?

  1. ¿Se está tomando en cuenta el derecho a la propiedad de las tierras por parte de los nativos?
  2.  ¿Se ha consultado a los pueblos que viven en la región si quieren ser parias en su propio país?
  3. La primera represa, si se llega a construir, inundaría un área equivalente a la sexta parte de Lima metropolitana. ¿Estamos dispuestos a inundar un área equivalente a 2 limas metropolitanas para satisfacer las necesidades energéticas de Brasil?
  4. ¿Se ha calculado el impacto ambiental que representa cubrir un embalse de 41 000 hectáreas y la instalación de 1 500 km de líneas eléctricas hacia el Brasil? ¿han multiplicado estas cifras por 15? ¿Se ha calculado el impacto en la flora y fauna de los parques nacionales aledaños?
  5. Como Brasil tomaría para sí el 75% de la energía y la diferencia sería para nosotros, ¿nuestro ritmo de crecimiento económico se vería afectado?
  6. Se menciona que en 20 años podría crecer nuestra cuota de participación en el consumo, pero ¿se ha tomado en cuenta el efecto del calentamiento global en la disminución del caudal de los ríos originada por el deshielo de los glaciares andinos?

Por último, la pregunta que debemos formularnos es la siguiente: ¿Para quién se legisla finalmente en el Perú; para las empresas brasileñas y el aumento de su producción o para los millones de connacionales que carecen de luz y calor?

proyecto_pasos

Definitivamente, aquí hay algo que no está bien y los responsables son dos:

Brasil, por pretender burlar al Perú, y el Perú,  por dejarse burlar por Brasil.

Links relacionados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s