Con corrupción nunca habrá desarrollo

Corrupcion

Otorongo no come otorongo” es la frase sabiamente  acuñada por los más grandes estafadores de la historia reciente peruana: los actuales congresistas de la república. Gente sin escrúpulos ni dignidad, dispuestos a mentir, encubrir, robar, falsear, estafar, venderse al mejor postor y más, mucho más. Dignos representantes de la más rancia corrupción en el Perú.

En el mes de setiembre salió la encuesta de la Pontifica Universidad Católica del Perú sobre la percepción de corrupción en nuestro país. En dicha encuenta se aprecian resultados desalentadores sobre el accionar de las entidades que deben velar por el bienestar público. Por ejemplo, a la pregunta ¿cómo calificaría el nivel de corrupción de las siguientes entidades?, las respuestas fueron las siguientes:

corrupcion3 copy

¿Esta percepción está sesgada? ¿Los peruanos somos manipulados? ¿Es injusto decir que el estado peruano es altamente corrupto?

La organización “Transparency International” publicó el año pasado su reporte de la corrupción en las Américas y los resultados corroboran nuestra percepción: el estado peruano es corrupto. Es cierto que la mayoría de países de la región lo son, con las honrosas excepciones de Chile y Uruguay, pero “mal de muchos, consuelo de tontos“. Aquí la infografía.

corrupcion copy

Esta certeza ciudadana es el resultado de los continuos actos de corrupción descubiertos y no sancionados, con los que nos vemos obligados a convivir diariamente por el simple hecho de que el estado peruano está organizado para que sus protagonistas puedan delinquir impunemente.

corrupcion6

Sin embargo, lo que es inconcebible desde cualquier punto de vista es que además de corruptos nos quieran ver la cara de tontos; que nos quieran hacer “cholitos”. Me refiero al caso concreto de la liberación “por razones humanitarias” de José Enrique Crousillat por parte de Alan García.

Recordemos que Crousillat perviritió nuestro país durante el gobierno de Alberto Fujimori con acciones delincuenciales que fueron gestadas desde su canal de televisión. Como delincuente confeso, se le impuso una pena benigna de 8 años de prisión y una reparación civil de 80 millones de soles.

Desde el año pasado sus abogados habían pedido que se le indulte por razones humanitarias porque el señor estaba literalmente muriéndose. Sus pedidos fueron “escuchados” por el gobierno y hace unos días Alan García le concedió el indulto.  Lo indignante es que el “moribundo” apenas recibió el indulto salió de la clínica, milagrosamente sanado del mal que lo aquejaba, y ha declarado que viajará a Argentina y que retomará su labor en la televisión.

 corrupcion7

Definitivamente, con corrupción nunca habrá desarrollo en nuestro país.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s