Índice UV y cómo elaborar un filtro solar casero

En entradas anteriores informamos que los niveles de radiación UV en Colombia, Ecuador y Perú se han elevado tanto que los especialistas recomiendan el uso permanente de bloqueadores solares y de prendas de vestir que incluyen gorras y gafa para el Sol.

Pero, ¿qué es la radiación UV y qué significa el índice FPS? ¿Es posible fabricar bloqueadores solares caseros?

Para comenzar, debemos saber que la luz solar que llega a la Tierra se compone en radiaciones de diferentes longitudes de onda. La longitud de onda determina la energía de la radiación: E = hc/ ? . Si la longitud de onda es pequeña, la energía es grande y viceversa.

Uno de los componentes más potentes de la luz solar es la radiación ultravioleta.  Por su longitud de onda, podemos distinguir tres regiones de radiaciones ultravioletas:

  • UVC: entre 200 y 280 nm. Son muy peligrosas para el hombre y no llegan a la superficie de la Tierra porque las absorbe la capa de ozono.
  • UVB: entre 280 y 320 nm. Son muy energéticas, penetran a nivel epidérmico y provocan el bronceado de la piel. Son las responsables de la quemadura.
  • UVA: entre 320 y 400 nm. son más perjudiciales que los UVB porque entre el 30 y el 50% de estos rayos llegan a niveles profundos de la dermis. Son los responsables del envejecimiento de la piel y del melanoma.

Los Factores que influyen en la acción de la exposición solar son:

  • Altitud: la intensidad es más elevada cuanto mayor es la altitud.
  • Oblicuidad: se recibe diferente intensidad según el ángulo de incidencia sobre la superficie terrestre.
  • Latitud: en una misma estación hay diferente oblicuidad de los rayos solares.
  • Clima: las nubes y la humedad absorben las radiaciones.
  • Superficie: la reflexión de los rayos solares varía según la superficie

Índice UV Solar

El índice UV Solar Mundial es un estimado del promedio de la radiación ultravioleta (UV) solar máxima en la superficie de la Tierra, aunque la intensidad de la radiación UV que llega a ras de suelo es variable en el transcurso del día.

El cálculo de este índice permite valorar el grado de nocividad para la piel según las distintas longitudes de onda UV, y se obtiene del promedio de las variaciones de la radiación por periodos de 10 a 30 minutos.

Los valores que adopta van de cero hacia arriba, y cuanto más alto es el índice, más alta será la probabilidad de que la exposición a los rayos UV perjudique a la piel y a los ojos, y menor el tiempo que tardará en provocarlo.

Un servicio muy activo en la difusión de los índices de radiación UV es el que proporciona la unidad EXA de Ecuador. http://uv.exa.ec/index-es.html

Según la OMS, el índice UV se subdivide en:

Qué es el FPS (Factor de Protección Solar)

El FPS es un número que indica cuál es el múltiplo de tiempo al que se puede exponer la piel protegida para conseguir el mismo efecto de quemadura que se obtendría si no se hubiese aplicado ninguna protección. Así, si una piel tolera la radiación por 10 minutos, un FPS 30 utilizado adecuadamente la protegerá del sol durante 300 minutos (10×30), aunque este resultado no es tan correlativo.

Los filtros utilizados, según cómo actúen, se clasifican en físicos, químicos y biológicos.

Filtros físicos: son impermeables a la radiación solar y actúan sobre la radiación por reflexión, es decir, que reflejan la luz. Además de los rayos ultravioleta controlan los visibles y el infrarrojo. Podríamos decir que actúan a modo de pantalla, y los más utilizados son: el óxido de zinc, el dióxido de titanio y la mica. Aunque existen dudas acerca de la toxicidad del dióxido de titanio.
Filtros químicos: actúan por absorción de la radiación solar ultravioleta. Captan la energía y la transforman en una longitud de onda distinta, inocua para la piel. Los más conocidos son el PABA (ácido para-amino benzoico), el ácido cinámico, el ácido sulfónico, el alcanfor, la benzofenona y el dibenzoilmetano.

Cómo fabricar un filtro solar físico casero

Una receta muy popular en Internet tiene los siguientes ingredientes:

  • 4 cucharadas soperas de aceite de ajonjolí
  • 2 cucharadas soperas de aceite de aguacate
  • 2 cucharadas soperas de aceite de jojoba (me encanta su olor)
  • 1 cucharada sopera de óxido de zinc
  • 1 cucharada de cera de abejas derretida a baño maría (opcional)

Procedimiento

Mezclar los aceites y la cera de abejas derretida. Añadir el óxido de zinc y mezclar bien. Dejar enfriar y guardar en un recipiente hermético.

Sin la cera de abejas queda más suelto y se requiere agitar bien antes de cada uso.

Material complementario de estudio del CONIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s